Kala Marka: “Cuando el virus toca a tu puerta es otro cantar ”

Si todo hubiera salido de acuerdo a lo planeado, Hugo Gutiérrez, miembro de Kala Marka, se encontraría actualmente en Francia acompañado de su esposa e hijos. La llegada de la pandemia a Bolivia, sin embargo, echó por tierra sus planes y le dio uno de los tragos más amargos para digerir: el deceso de su madre y de dos de sus hermanos a causa de la Covid-19.

 

“Estoy tomando fuerza gracias a todos los amigos que me escriben. Ese apoyo moral es muy fuerte para mí, me ayuda a sobrellevar este luto que tengo en el corazón”, explicó el músico sobre las muestras de apoyo y cariño que recibió desde diferentes partes del mundo. “Con esto compruebo que Latinoamérica está unida, que tiene el mismo corazón. (...) Hay mucha solidaridad y es lo que a mí me fortalece”, añadió.

Hace un par de semanas, Gutiérrez acudió a las redes sociales para informar sobre el fallecimiento de sus tres familiares a causa de este virus, que ya se cobró 600 mil vidas en el mundo. El músico recordó que durante los primeros meses de cuarentena toda su familia realizó un estricto aislamiento, pero que una vez flexibilizada la misma, por algún “descuido” el virus entró en su hogar.

El artista aún no se explica las circunstancias en las que pudo ocurrir el contagio y le asombra la rapidez y letalidad del virus, pero sobre todo lamentó que aún haya personas que no se toman en serio la emergencia sanitaria.

“Hay mucha gente inconsciente que lo ha tomado como un juego. Veo barbijos con calaveras, lo están tomando como si fuese Halloween. De verdad, cuando toca el virus a tu puerta es otro cantar”, subrayó el cantante. “Esto no es chiste. Tenemos que tener distancia, el barbijo y la limpieza. Y si uno de la familia está mal tiene que decir qué síntomas tiene y aislarse”, recomendó.

Margarita, su madre, tenía 90 años al momento de su muerte y era originaria de Achacachi. “Ella dio su vida por sus hijos. Era una mujer luchadora, cultural, muy arraigada a sus raíces. Es muy duro perderla”, recalcó Gutiérrez. “Es la persona que me dio todo. Si hoy en día existe Kala Marka es gracias a ella porque ha sido una inspiración”, agregó.

Sus hermanos Javier y Gustavo tenían 48 y 63 años, respectivamente. El primero había sido parte del grupo, pero en el último tiempo se alejó de la música para pasar más tiempo con su familia.

“Ellos viajaron bastante y no cambiaron. Siempre fueron las mismas personas humildes, con valores. Nunca se han olvidado de su pueblo, de su La Paz, de su Illimani. Siempre hemos sido muy unidos”, destacó.

El cantante agradeció el haber estado en el país cuando ocurrió la tragedia, pero lamentó no poder realizar el tradicional duelo de ocho días, el lavado de ropa y la despedida del alma.

“Como aymaras tenemos tradiciones y de veras que no tienes tiempo de despedirte. La última vez que los ves es cuando están saliendo de la clínica, después no puedes hacer la ceremonia”, apuntó.

Si bien Kala Marka paralizó cualquier tipo de presentación artística, Gutiérrez se mantiene cercano a la música como una forma de cobijo y terapia.

“He vuelto al estudio a grabar y me dio mucha fuerza, mucha esperanza. Quiero terminar este disco y dedicárselo a mis hermanos y a mi madre”, adelantó el músico sobre el nuevo proyecto del grupo. “Algunas veces no sé si está tocando mi hermano o yo. De verdad que siento una energía muy fuerte. Siempre los voy a tener en mi corazón”.

/Página Siete

Valora este artículo
(0 votos)
Volver