Los hijos de los trabajadores de la alcaldía alteña inauguraron su Jisk’a Utita

En El Alto reabren 32 centros infantiles con equipamiento y suministros de bioseguridad donados por UNICEF

 

Niñas y niños superan las secuelas negativas de la COVID-19 y desarrollan su aprendizaje y socialización con prontitud y alegría, cuentan educadoras del nuevo Centro Infantil Jisk'a Utita para los hijos e hijas de los trabajadores de la alcaldía de El Alto, ubicado en el edificio municipal Jach’a Uta.

EL ALTO, 18 de septiembre de 2021.- En el municipio de El Alto paulatinamente se reabren 31 centros infantiles donde niños y niñas menores de 5 años volverán a recibir atención en educación y desarrollo, alimentación, protección y cuidado, además el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (GAMEA) inauguró en el edificio municipal Jach’a Uta, su Jisk’a Utita, centro infantil al que asisten las hijas e hijos de los trabajadores municipales.

UNICEF, para salvaguardar la salud de la niñez de la primera infancia, y en prevención del contagio de coronavirus, donó equipamiento y suministros de bioseguridad para el nuevo centro y la reapertura de otros 31 en el municipio alteño.

Las medidas de prevención y control del contagio de la COVID-19, especialmente el cierre de los centros infantiles, afectaron notoriamente el desarrollo, socialización y aprendizaje de los niños y niñas menores de 5 años.

“Ha habido diferencia (respecto a tiempos de normalidad) porque cuando los niños y niñas salían a pasear o al parque, eran más abiertos, ahora se han encerrado algo, y nos ha costado un poco”, contó la educadora del Jiska’ Utita, Gladis Tenorio Montaño. Ella pudo observar que, desde el 25 de agosto, fecha de inicio de actividades de ese centro, niñas y niños mostraron cierto rezago en su aprendizaje, “les está costando desarrollar algunas actividades, como ensartar pequeños objetos con la mano, no querían dibujar, no manejaban bien el lápiz, ni diferenciaban los colores, no podían cantar algunas canciones, solamente nos miraban a las educadoras cuando lo hacíamos; pero ya se están habituando al ambiente”, precisa.

Pero luego de tres semanas de asistencia al Jiska’ Utita los niños y niñas están hoy más alegres y emocionados con asistir y aprender, quienes no sabían decir su nombre y apellido hoy responden a la lista, tienen hábitos de higiene y depositan la basura en su lugar.

Tenorio también asegura que las mamás y papás funcionarios del municipio alteño necesitaban que el Jisk’a Utita inicie labores porque así se sienten más tranquilos al dejarlos en un lugar donde reciban cuidados y se promueve su aprendizaje.

La educadora resalta que la gran mayoría de los niños y niñas siguen las acciones establecidas en los protocolos de bioseguridad para prevenir la COVID-19: usan barbijo, se lavan las manos, desinfectan sus zapatos, y permiten que se les tome la temperatura. “Los niños han aprendido a cuidarse. Cuando un niño o niña tiene algún síntoma de resfrío o temperatura, inmediatamente pedimos a sus padres que lo lleven a control médico”, concluye Tenorio.

Julián la “pasa bien”
Julián, de 4 años, es uno de los niños que asiste al Jisk'a Utita. Él es hijo de la funcionaria municipal Dinci Molina Terrazas, quien está muy contenta con la apertura del centro porque durante todo el tiempo de la pandemia de la COVID-19, ella intentó enseñarle a pintar, sostener los lápices, las vocales y los números. Pero ahora, cuenta que él aprendió bastante en poco tiempo, es más sociable, juega y se lleva muy bien con otros niños y niñas, “colorea mejor, traza líneas, tiene más control al momento de dibujar”, indica. “Me la paso bien, también juego”, dice Julián con una amplia sonrisa.
“La pandemia de la COVID-19 ha dejado a miles de niñas y niños menores de 5 años fuera de los centros infantiles. Celebro que el municipio de El Alto haya decidido reabrir los centros de Pan Manitos porque los padres y madres tienen nuevamente un lugar seguro donde dejar a sus niños y niñas mientras asisten a sus trabajos”, expresó Adriana Ayala, Oficial de Desarrollo Integral de la Primera Infancia de UNICEF.

Primer municipio con centro infantil
El GAMEA es el primer municipio que posee su propio centro infantil donde los hijos e hijas de sus trabajadores, de seis meses a cuatro años, recibirán educación, recreación y alimentación informó la alcaldesa de esa ciudad, Eva Copa, a tiempo de inaugurar el pasado 14 de septiembre, las seis salas del Jisk'a Utita.

“Agradecer a UNICEF y a su trabajo constante y al Servicio Departamental de Gestión Social (SEDEGES) por hacer posible que el municipio tenga hoy su centro infantil, es un sueño de los trabajadores municipales. Más del 40% de las madres que trabajan en el Jach’a Uta, quienes en su mayoría son madres solteras, buscaban donde dejar a sus hijos e hijas; ahora están en un lugar seguro, aquí pueden aprender muchas cosas y sentirse como en casa, aquí estarán bien cuidados y alimentados”, expresó la alcaldesa.

El Jisk'a Utita tiene capacidad de atención de 40 niñas y niños, pero por el momento se recibirá a solo 30 para evitar contagios de la COVID-19.

En el evento de inauguración del Jisk'a Utita, UNICEF hizo entrega a la Dirección de la Niñez, Género y Atención, dependiente de la Secretaria Municipal de Desarrollo Humano Social Integral del GAMEA y de su programa Pan Manitos, de una donación de equipamiento y materiales de bioseguridad por un monto total de Bs 78,250, que serán distribuidos entre los 32 centros infantiles.

La donación en equipamiento consiste en cuatro mamparas, dos gabinetes de cocina, tres estufas eléctricas, tres garrafas para GLP y en cuanto a suministros de bioseguridad: 31 termómetros tipo pistola, 62 bidones de litros de desinfectante de piso, igual cantidad de jabón líquido antibacterial, lo propio en alcohol gel y en alcohol líquido; además 31 bolsas cada una de cinco kilos de detergente en polvo, 31 atomizadores, 31 botiquines de primeros auxilios, igual cantidad de guías de primeros auxilios, 62 carteles informativos sobre protocolos de bioseguridad y lavado de manos.

Propuesta integrada en primera infancia
El Jisk'a Utita es parte del programa municipal Pan Manitos del GAMEA que contribuye al desarrollo integral de la primera infancia en el marco de las políticas sociales de ese municipio, del Gobierno Departamental y de las políticas sectoriales del país.

“UNICEF está apoyando al GAMEA para estructurar un modelo demostrativo que promueva el desarrollo integral de la primera infancia y que se convierta en un referente para replicar esta experiencia a otros municipios y niveles subnacionales. Uno de los componentes de la propuesta incluye, contar con servicios de calidad, que cuenten con las condiciones necesarias de infraestructura, equipamiento y recursos humanos capacitados, que faciliten el desarrollo de aprendizajes tempranos, y el fortalecimiento de capacidades de sus familias para brindar un cuidado cariñoso y sensible a sus hijos e hijas”, informó Ayala de UNICEF.

Valora este artículo
(0 votos)

Hemeroteca

« Diciembre 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Volver